Fahrenheit 451

Fahrenheit 451, Ray Bradbury

«¿Cómo empezó eso? ¿Cómo intervino usted? ¿Cómo escogió su trabajo y cómo se le ocurrió buscar el empleo que tiene? Usted no es como los demás. He visto a unos cuantos. Lo sé. Cuando hablo, usted me mira. Anoche, cuando dije algo sobre la luna, usted la miró. Los otros nunca harían eso. Los otros se alejarían, dejándome con la palabra en la boca. O me amenazarían. Nadie tiene tiempo ya para nadie. Usted es uno de los pocos que congenian conmigo. Por eso pienso que es tan extraño que sea usted bombero. Porque la verdad es que no parece un trabajo indicado para usted. Montag sintió que su cuerpo se dividía en calor y frialdad, en suavidad y dureza, en temblor y firmeza, y ambas miradas se fundían la una con la otra. —Será mejor que acudas a tu cita —dijo, por fin. Y ella se alejó corriendo y le dejó plantado allí bajo la lluvia. Montag tardó un buen rato en moverse. Y luego, muy lentamente, sin dejar de andar, levantó el rostro hacia la lluvia, sólo un momento, y abrió la boca».

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Recomendado por: 
Autor del libro: 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Mirá también:

Rankings de libros:

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas novedades editoriales

Anterior
Siguiente

Envianos tu recomendación