El silencio de los inocentes

Si piensan que haber visto la película va a ensombrecer el placer de leer el libro, pues están equivocados. Resulta apasionante acompañar a la inexperta agente Clarice Starling en sus caminatas por los pasillos horrorosos del Hospital Estatal de Baltimore para la Demencia criminal, hacia la tenebrosa celda del Dr. Hannibal Lecter, mezcla fatal de psiquiatra brillante, artista refinado y caníbal voraz, quien parece ser el único capaz de dar pistas ciertas para dar con Buffalo Bill, secuestrador y asesino serial de jovencitas.

Starling es una promesa para el FBI, pero es también una pueblerina con un pasado doloroso, con el que el Dr. Lecter se dedicará a jugar cruelmente.

En un escenario paralelo, Buffalo Bill apresta a la hija de la senadora Martin para dar la puntada final a su secuestro. El tiempo apremia.
No teman, se olvidarán de la película y sus actores; armarán a sus propios Starling y Dr. Lecter en sus cabezas. Finalmente, todos somos – un poco- cada uno de ellos.

Recomendado por: 
Autor del libro: 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Mirá también:

Rankings de libros:

1 comentario en «El silencio de los inocentes»

  1. Haber visto la película, -y leído el libro- no ensombrece el placer de leer esta crítica, que suscribo doblemente: por una parte, porque disfruté enormemente de la novela, porque el perfilamiento de los personajes en la cabeza es, en efecto, un rico estímulo para el lector. En segundo (y no menos interesante) término, la última frase del texto, «todos somos -un poco- cada uno de ellos» entraña tanta sutileza y veracidad como una epifanía…como una revelación que conmueve : cierto,Thomas Harris arroja ese guante al lector, y alguno lo recoge.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas novedades editoriales

Envianos tu recomendación