El juguete rabioso

Roberto Arlt dijo que tenía esta debilidad. Lo puso así: «debilidad»: La de creer que el idioma de nuestras calles, el idioma en que conversamos usted y yo en el café, en la oficina, en nuestro trato íntimo, es el verdadero.

Desde los márgenes, Arlt fue creando en «orgullosa soledad» libros que encierran la violencia de un cross a la mandíbula, la potencia de aquellos que buscan desesperadamente literatura -la cultura- porque no tienen nada, porque le negaron todo.

Por eso, Ricardo Piglia decía que la escena del robo a la biblioteca en “El Juguete Rabioso” era la imagen más transgresora de la literatura argentina.

Silvio Astier -narrador, soñador, bandido, protagonista- arma el «Club de los Caballeros de la Media Noche»: adolescentes que preparan el golpe para llevarse los libros. Desde los bajos fondos, ellos, rufianes melancólicos, son desposeídos de todo. No tienen nada. Lo quieren todo: la gloria, el amor, el conocimiento. Deben robar para acceder a la cultura.

Así, en Arlt, el acceso a la literatura siempre aparece de la mano del delito. Un libro, el mundo arltiano, como ese cross a la mandíbula.

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Recomendado por: 
Autor del libro: 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Mirá también:

Rankings de libros:

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas novedades editoriales

Anterior
Siguiente

Envianos tu recomendación