El juguete rabioso

Roberto Arlt dijo que tenía esta debilidad. Lo puso así: “debilidad”: La de creer que el idioma de nuestras calles, el idioma en que conversamos usted y yo en el café, en la oficina, en nuestro trato íntimo, es el verdadero.

Desde los márgenes, Arlt fue creando en “orgullosa soledad” libros que encierran la violencia de un cross a la mandíbula, la potencia de aquellos que buscan desesperadamente literatura -la cultura- porque no tienen nada, porque le negaron todo.

Por eso, Ricardo Piglia decía que la escena del robo a la biblioteca en “El Juguete Rabioso” era la imagen más transgresora de la literatura argentina.

Silvio Astier -narrador, soñador, bandido, protagonista- arma el «Club de los Caballeros de la Media Noche»: adolescentes que preparan el golpe para llevarse los libros. Desde los bajos fondos, ellos, rufianes melancólicos, son desposeídos de todo. No tienen nada. Lo quieren todo: la gloria, el amor, el conocimiento. Deben robar para acceder a la cultura.

Así, en Arlt, el acceso a la literatura siempre aparece de la mano del delito. Un libro, el mundo arltiano, como ese cross a la mandíbula.

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Recomendado por: 
Autor del libro: 

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Mirá también:

Rankings de libros:

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas novedades editoriales

Anterior
Siguiente

Envianos tu recomendación