El color púrpura

Celie parece condenada a una vida de trágicas catástrofes. Su madre murió prematuramente, el hombre que conoce como su padre abusó de ella y de su hermana, y le arrancó los dos hijos que tuvo producto de esas violaciones para dárselos a desconocidos, y luego la obligó a casarse con Mr., un hombre mayor que no la amaba y que sacó a su hermana de su vida. Hasta aquí el horror.

La novela es una historia de resiliencia, de cómo Celie logra levantarse después de tantos golpes y reencontrarse consigo misma, aceptarse y amarse.

La clave está en una comunidad de mujeres verdaderamente memorable, que ilustra el concepto de sororidad en su máxima expresión. Shug, cantante, amante de Mr., y mujer moderna, le enseñará a Celie a explorar su cuerpo y su sexualidad y a hacerle frente a su esposo, y luego se convertirá en el gran amor de su vida.

Sofía, la nuera de Mr., separada de sus hijos por la arbitrariedad de la justicia que la condena por faltarle el respeto a un blanco, se apoyará en sus hermanas y en Mary Agnes, la nueva pareja de su esposo, para criar a sus hijo, y Mary Agnes a su vez encuentra en Sofía y en Shug el coraje para patear el tablero y perseguir sus sueños.

Pero la relación central de la novela es la de Celie con su hermana Nettie, una relación que se teje a través de las cartas que se escriben (una correspondencia ciega, porque ninguna recibe respuesta). Nettie viaja a África como misionera y le da la excusa a Walker para explorar la realidad de los pueblos africanos y su vínculo con los sobrevivientes de la esclavitud en Estados Unidos.

Creo que lo más asombroso de esta novela es su sensibilidad, su forma de celebrar la diversidad y a los ignorados (de ahí la bella metáfora del color púrpura) y sobre todo los modelos de relaciones entre mujeres que presenta y que permiten superar falsas oposiciones, como esposa / amante.

La historia de Nettie parece expresar el recorrido de todos los afrodescendientes en Estados Unidos: de la explotación, la humillación y el rechazo a la construcción de la autoestima, del amor por la propia identidad e historia, y de la solidaridad hacia adentro de la comunidad.

Me vinieron a la mente los versos de Langston Hughes: “Además verán lo hermoso que soy, y sentirán vergüenza. Yo también soy América”.

Una novela fundamental que pasa a mi lista de favoritas.

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Recomendado por: 
Autor del libro: 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Mirá también:

Rankings de libros:

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas novedades editoriales

Anterior
Siguiente

Envianos tu recomendación