El momento en que Michael Corleone supo para siempre quién es

le-parrain-michael-corleone

Por Daniel Mecca (@danielmecca)

Hay una escena fundamental en la narrativa de El Padrino I. Luces sombrías. De noche. Una calle vacía, fría, liberada. Michael Corleone -Al Pacino- entra en el hospital donde está internado su padre luego de ser baleado en plena calle, frente a la fragilidad de Fredo (el inigualable John Cazale).

Se trata de un Michael que todavía no se había convertido en Corleone, un Michael distante, observador, murmurador, de la famiglia. Sin embargo es en esta escena donde todo se convierte en lo que será, o acaso ya era: Michael ingresa al hospital y advierte que la policía había liberado el edificio: nadie protegía al Don (nada personal, son solo negocios). Nadie.

Mike actúa rápido: mueve con una enfermera a Don Corleone a otra habitación. En eso aparece un personaje central en esta escena: el panadero del barrio, un agradecido del Don. Michael le da instrucciones, crea una ficción mafiosa: se plantan en la puerta del hospital y, frente a quienes venían en un auto a rematar al Don, simulan tener armas bajo los sobretodos. Se endurecen. Se vuelven sórdidos. Llevan los cuellos de sus sobretodos hasta las barbas. Se imponen. Los otros se van.

El panadero, entonces, aliviado, temeroso, busca encender un cigarrillo. No puede: le tiemblan las manos. Y acá sí: Michael agarra el encendedor y la cámara enfoca sus manos: no le tiemblan. Están firmes. Escribe Borges en el cuento Biografía de Tadeo Isidoro Cruz: «Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es».

Acá Michael Corleone, para siempre, supo quién es.

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.3 / 5. Recuento de votos: 15

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor: 

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Mirá también:

Rankings de libros:

Últimas novedades editoriales:

Anterior
Siguiente