Estás viviendo o sintiendo

Estoy atravesada,
escribí,
pero esta vez es el dolor
quien me aflige
la pena
la que lleva mi nombre.
Soy una anáfora constante,
no paro de repetirme
que
que
que
todo ha valido la pena.
Me pidieron que me defina
no puedo
yo tengo mis propios motivos para celebrarme.
Me pidieron que sepa encabalgar los poemas. Descubrí que no soy Silvina
Ocampo y
que no hay una forma
correcta de encabalgar. Porque lo
que importa no es el corte
sino la fluidez y quién
quién soy yo
para negarle tanto dolor a la vida
para prohibirle lo que ella deba hacer conmigo.
Me encapricho.
Déjenme doler.
Nací rota
pero continuo entera
y no soy buena con el encabalgamiento. Pero todavía me tapo los ojos
cuando miro una película
de terror
y el quiebre se produce
cuando mi dolor
no confluye con el tuyo.
Entonces, me piden más,
me piden que describa mi vida.
¿Sobrevivo o estoy viviendo?
quéseyo
no me importa lo que pase mañana mientras pueda besarte hoy.
Una metáfora quizás
sería comparar mi cuerpo con una vasija el día que decidieron por mí
y vos pensarías:
la violaron. Y yo te diría
sí,
¿cuánta metáfora le cabe a un acto tan cruel?
Y que el pleonasmo o la sinestesia
y las figuras retóricas
y yo quiero dejar la retórica de lado
porque mi abuelo alzó vuelo con las golondrinas

y yo
a veces
elijo puntuar un poema
y otras no
y qué me importa
él me ama igual
con o sin puntuación
y
otras tantas
me pierdo
pero vuelvo
siempre regreso
así que no me pregunten si vivo o sobrevivo
porque la eternidad es ahora
y nosotros no vinimos a sobrevivir
ni a vivir
vinimos a sentir
y yo
estoy sintiendo.

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor del poema: 

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.